Esta es una tarta especial para una persona especial y su empresa de cosmética especial.

Especial ¿Por qué? Porque Laura es encantadora, y su empresa, además de ponernos guapas, lo hace con elementos ecológicos provenientes de las uvas, tan beneficiosas y fundamentales en esta tierra que es La Rioja.

Esta tarta es especial porque toda ella, tanto los sabores como la decoración, esta concebido en conjunto y tiene como punto de partida las uvas. Por ello el bizcocho es de cacao al vino tinto, mojado en jarabe de vino tinto y relleno de confitura de uva. En cuanto a la decoración racimos de uvas pintados a mano sobre cobertura de fondant, inspirándome en la imágen de “Uvas frescas”.

Es especial también porque ya que “Uvas frescas” es ecológico,me pareció buena idea usar ingredientes ecológicos, en este caso: harina, azúcar y huevos ecológicos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A juego con la tarta le he hecho también unos cup cakes.

 

Bizcocho de cacao al vino tinto

Para un bizcocho de 12 de diámetro x 7 de altura y 8 cupcakes

  • 3          huevos ecológicos a temperatura ambiente
  • 150 gr.   harina ecológica
  • 150 gr.   azúcar ecológica
  • 150 gr.   mantequilla a temperatura ambiente
  • 60 gr.     cacao sin azucar
  • 80 gr.     vino tinto (usé Doña Toda, un crianza Rioja muy rico)
  • 12 gr.      levadura química
  • 1/ 2 cucharadita de canela

 

  1. precalentar el horno a 170 ºC y encamisar el molde
  2. Batir la mantequilla y el azúcar con las barillas hasta que esponjen
  3. Añadir los huevos de uno en uno.
  4. mezclar la harina con el cacao, la canela y la levadura.
  5. mezclar la masa de mantequilla con la mitad de la harina,
  6. cuando esté homogéneo añadir el vino y mezclar
  7. agragar el resto de harina y batir.

Cocer durante aproximadamente 1 hora, y comprobar que está hecho con una aguja.

Dejar reposar 10 minutos y desmoldar, después dejar enfriar sobre una rejilla.

Envolver en film y refrigerar durante un día para que la miga se asiente, mientras, preparar la confitura de uva y el jarabe de vino tinto.

La confitura de uva:

  • 400 gr de uvas (usé “red globe”)
  • 200 gr de azúcar ecológica
  • unas gotas de zumo de limón

Las pepitas tienen un montón de propiedades, pero se las dejamos a “uvas frescas” para sus cosméticos, no es buena idea dejarlas para la confitura, así que se las quitamos.

También se pueden pelar la uvas aunque yo no lo hice y me gustó la textura con piel.

 

 

 

 

 

 

 

 

Se ponen a macerar las uvas con el azúcar ecológico durante unas horas. Se pone a fuego lento con las gotitas de limón durante aproximadamente 1 hora removiendo de vez en cuando, conviene que quede densa pero no dura.

Almíbar de vino

Poner  1/2 taza de azúcar, 1/2 taza de agua y 1/4 de vino (Doña Toda)a hervir en una cacerola, junto con una corteza de limón, unas gotitas de zumo de limón y un trocito de canela en rama.  Cocinar a fuego lento 25 minutos.

Para montar la tarta:

Cortar el bizcocho en 3  láminas, mojarlos en el almíbar de vino y rellenar con  confitura de uva.

Cubrir con chocolate 70 %, alisar la cobertura,y refrigerar antes de cubrir con la lámina de fondant y decorar con colorantes alimentarios pintando a mano alzada.

Así era la tarta por dentro.

Para rematar un lazo de raso en los tonos de la tarta.

 

 

Para presentar y transportar la tarta de forma bonita y cómoda, primero dar soporte con una lámina de poliespán cubierto de goma-eva y rematar con raso del mismo tono que la tarta. Cortar un pliego grande de celofán para envolver y cerrar con un lazo, en este caso y deacuerdo con la temática he incluido un manojo de zarcillos de vid.

 

 

 

Espero que os guste, son sabores a los que quizá no estamos acostumbrados, al menos en repostería, pero funcionan de maravilla. ¡Anímate y prueba! y luego no te olvides de contarme qué te ha parecido