Estaba hace unos días preparando una confitura de cereza, y mientras le daba vueltas no dejaba de pensar en lo rica que estaría en una tarta de chocolate.

Aprovechando que teníamos una reunión de amigos me he animado a hacer la prueba, y esta vez ha sido una prueba a lo grande, más de 2 kilos de tarta. No me ha quedado ninguna duda de lo rica que estaba, ni dudas ni migas. Estaba tan rica que he hecho más confitura, ahora que aún queda alguna cereza, para poder repetir esta receta más veces.

Para la decoración he hecho unas sencillas flores de fondant blanco que he modelado, y en algunas, a modo de pistilos, he colocado unas bolitas de azúcar.

Vamos ya con la receta:

Bizcocho chocolate

Con estas cantidades he preparado dos moldes altos de 18 cm de diámetro

  • -280 gr Harina para todo uso
  • -1 cucharadita de bicarbonato
  • – 5 gr levadura royal
  • – ½  cucharadita de sal
  • – 250 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • – 180 gr de azúcar moreno
  • -100 gr de azúcar blanquilla
  • – 4 huevos
  • – 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • – 125 gr de chocolate al 70 %
  • -250 ml. De buttermilk (2cucharadas de zumo de limón y completar con leche entera hasta 250ml.)
  1. Precalentar el horno a 175ºC
  2. Derretir el chocolate y reservar para que se vaya enfriando.
  3. Mezclar y batir el azúcar y la mantequilla (que debe estar a 20 ºC)hasta que blanquee crezca y quede untuoso.
  4. Añadir los huevos uno a uno y la esencia de vainilla y después el chocolate.
  5. Mezclar y tamizar la harina el bicarbonato y la levadura y la sal.
  6. Agregar 1/3 de la harina a la mezcla y batir hasta que se incorpore.
  7. Agregar ½ de buttermilk y batir, añadir 1/3 de harina y después la otra mitad de buttermilk terminar añadiendo el tercio de harina que queda.
  8. Hornear (el molde grande durante 45-50 minutos) pero comprobar siempre con una aguja.
  9. Dejar enfriar unos diez minutos, desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla
  10. cuando esté frío envolver en film, y dejarlo reposar en la nevera durante unas horas para que asiente la miga.

Para hacer la confitura consulta http://sweet-mary.es/confitura-de-cereza/

Y por último para el Ganache de chocolate:

  • 100 gr de nata(materia grasa 30-35%)
  • 150 gr de chocolate
  1. Calentar la nata y cuando empiece a hervir apagar y añadir el chocolate en trocitos.
  2. Remover hasta que se disuelva.
  3. separar un poco, añadir un poco más de nata y enfriar.
  4. Cuando esté bien frío montar con las varillas
  5. El resto del ganache se reserva a temperatura ambiente para cubrir la tarta

Para contener el relleno, y que no se salga con el peso de los bizcochos, hay que hacer un cordón con el ganache montado y una manga pastelera a modo de muro de contención, y después rellenar hasta la altura de éste con la confitura y superponer la siguiente capa de bizcocho.

En esta ocasión no es necesario mojar el bizcocho con almíbar pues la propia confitura lo empapa, si se quiere si se podría añadir algo de licor de cereza a la mermelada, pero yo no lo hice porque había niños.

Con lo que me sobró en la manga pastelera sellé el bizcocho y lo dejé lo más lisito que pude. lo puse a enfriar en la nevera un rato para que se asentase y después lo cubrí con el ganache a temperatura ambiente, hay que intentar dejar bastante capa  lo más regular posible pero el acabado se da después de haberlo enfriado de nuevo en la nevera. Cuando el ganache está frío y duro se repasa con una espátula grande o con el dorso de un cuchillo sobre un plato giratorio. Si el chocolate está muy duro tendreis que calentar un poco la espátula e ir retirando y recolocando la cobertura hasta que quede lisa. Es sólo cuestión de paciencia.

Ahora ya sólo queda decorar con las flores pero hay que tener en cuenta que la cobertura es húmeda por la nata, sobre todo si no está bien fría, por lo que conviene decorar lo más tarde posible o mantener en frío una vez decorada, si no la decoración de fondant se deforma.

Hice esta tarta con cuatro pisos de bizcocho, y si bien quedó espectacular fue muy complicado a la hora de servir, por lo que la próxima vez la hare de tres capas, como hago siempre.