Cuando le preguntamos a Pablo qué quería para la tarta de su tercer cumpleaños

lo tuvo clarísimo

«El coshe de gggruu»

Pocas veces tengo la oportunidad de ver las caras de los niños cuando reciben su tarta,

y en esta ocasión fue verdaderamente mágico!

la alegría, la ilusión, aquella sonrisa y su afán por proteger su coche de Gru.

El interior fue de bizcocho de vainilla relleno de ganache de chocolate.

Un beso enorme a Pablo y a su familia.