Estas galletas representan a Cristina el día de su primera comunión:

el peinado, el traje, la corona…

Son un recordatorio ideal para un día tan especial

pues permanecen en la vista, el olfato y sobre todo en el gusto.