Tenía unas cerezas en la nevera desde hace días, así que me he decidido a hacer una confitura de cereza antes de que se echen a perder y así poder usarla bien para rellenar alguna de mis tartas, bien para desayunar unas ricas tostadas con confitura de cereza mmmm!!!

Cada año en casa preparamos bastantes conservas según vamos teniendo las frutas de temporada: Empezamos con las cerezas, los albaricoques y las nectarinas de mi tío Bernar, luego las ciruelas y después los melocotones, con los que hacemos mermelada y también los embotamos al natural o en almíbar. También recogemos endrinas para hacer un rico pacharán, o moras de la vereda del río para mermelada.

 

Lo primero de todo hay que lavar bien la fruta.

Para hacer confitura de cereza hay que tener algo de paciencia, pues hay que quitarles el hueso una a una, y lleva algo de tiempo, pero merece la pena lo buena que está.

La cantidad de azúcar que hay que poner depende un poco del grado de madurez de la fruta y si nos gusta muy dulce.

Las cerezas que yo usé estaban bastante maduras y no quería una confitura demasiado dulce así que puse 400gr de azúcar por kilo de fruta, y lo dejé macerando toda la noche, le añadí también un chorrito de zumo de limón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aquí las fotos de la fruta macerando y al día siguiente cuando lo puse a cocer.

cuando empieza a hervir sale una espuma densa, que hay que retirar con una espumadera o una cuchara, cuando deja de salir la espuma  bajar el fuego y dejar cocer lentamente removiendo de vez en cuando.En 30 minutos puede estar hecha, pero yo la quería algo más densa para poder usarla en el relleno de una tarta, así que la deje reducir durante 35 minutos más.

Mientras le daba vueltas y vueltas (cuando se deja reducir mucho hay que tener cuidado para que no se pegue y se queme)no paraba de pensar «esto tiene que estar de muerte con chocolate…con chocolate…» ya estoy dándole vueltas a una tarta… pronto alguna tartita con confitura de cereza y chocolate.

Como quería una textura más cremosa trituré  sólo un poco porque también quería que se notase y viese la fruta. El acabado depende de los gustos y para qué lo queremos usar. Se puede triturar todo y dejarlo cremoso, no triturar nada y se quedan las frutas enteras, o como hice yo, y dejarlo cremoso pero con la textura de la fruta también.

Con cuidado de no quemarte prueba que tenga el grado de dulzor que deseas.

Para conservarlo, preparo unos botes bien limpios, los lleno y los cierro con las tapas previamente cocidas, los pongo boca abajo tapados con un trapo o una toalla y los dejo enfriar. como la confitura alcanza mucha temperatura, al enfriar se hace el vacio. Si tenemos la confitura hecha pero ya se ha enfriado hay que poner los botes a cocer durante 20 minutos.

Ya está lista